Hoteles para insectos – Colegio Alazne Ikastetxea

Hoteles para insectos

 

Los de diver han construido estos hoteles para insectos. Los hoteles de insectos son estructuras artificiales, normalmente construidas con una base de madera que se rellenan con cañas de diferentes diámetros para que puedan anidar fundamentalmente especies de abejas solitarias de diferente tamaño.

La gran mayoría de las personas cuando piensan en las abejas piensan en una única especie: la abeja de la miel, la cual cría en colmenas y produce miel para alimentarse durante las épocas de escasez de alimento en invierno. Sin embargo, en España existen más de 1000 especies diferentes de abejas y la inmensa mayoría de ellas son solitarias, es decir que no crían en colmenas sino en nidos individuales hechos de arcilla, material vegetal, madera muerta, orificios naturales, etc. Uno de los mayores problemas que sufren todas estas especies, que están disminuyendo sus poblaciones alarmantemente no sólo en España sino en todo el mundo, es la pérdida de lugares donde nidificar. Esto se debe a múltiples factores, pero sobre todo a la expansión de las actividades humanas. Así que una manera de las formas en la que podemos reducir nuestro impacto sobre estos insectos, que son fundamentales en la producción de alimentos y en la regeneración de nuestros bosques, es proporcionarles de manera artificial zonas donde puedan criar.

Las abejas solitarias, al contrario que algunas especies que crían en colmenas o enjambres como la abeja de la miel, no son en absoluto animales agresivos y por tanto no suponen una amenaza para las personas. Hay que pensar que la vida media de las abejas solitarias es en general muy corta y deben aprovechar el tiempo para poner huevos y dejar una buena despensa de polen para que las larvas se alimenten durante todo el invierno y emerjan a la primavera siguiente como adultos. Por tanto, invierten toda su energía en esa tarea y no desarrollan comportamientos agresivos.

La inmensa mayoría de las plantas necesitan que los insectos transporten el polen de una flor a otra para producir frutos y semillas. Así que si tenemos un pequeño huerto en casa para cultivar verduras o frutas veremos como la presencia de estos insectos mejora considerablemente nuestra producción. En cualquier caso, más allá de estos beneficios, instalar estos hoteles supone una herramienta fantástica para que los niños se acerquen a la naturaleza y comprendan la importancia de estos pequeños animales para la producción de alimentos y para el buen funcionamiento de nuestros ecosistemas.